Dejar de subvencionar los toros y el fútbol

El año pasado el ayuntamiento subvenionó con al menos 750.000 € a la sociedad que explota la plaza toros de Santander. No sé cuánto dinero público municipal termina directa o indirectamente en el Rácing, pero me gustaría saberlo.

Ni los toros ni el fútbol son servicios públicos, y además tampoco forman parte de la economía productiva de la ciudad. ¿Por qué no ir reduciendo paulatinamente, hasta la total extinción, las ayudas públicas a estas actividades?

Estos espectáculos deberían ser económicamente autosuficientes y sustentarse únicamente con sus propias fuentes de ingresos: venta de entradas, publicidad, contratos...
  • 1205
  • 5
  • 26

Creado por

jaimeobregon

jaimeobregon

Sacos

Finalists Contest Smart city

Etiquetas

Finalista Concurso
Evaluaciones de viabilidad

Aún no hay evaluaciones.

Puntuación promedio ~

Evaluaciones técnicas

Aún no hay evaluaciones.

Puntuación promedio ~

Comentarios

Para mantener la alta calidad de los contenidos, debes acceder para dejar un comentario

5 comentarios

  • user-b534a0be63b485d79937
    31 de marzo 16:04

    Es más, las instalaciones muncipales, como es el estadio deberían revertir a la ciudad y que el club se buscara la vida con sus propios recursos. El estadio de El Sardinero ocupa una zona espléndida para otros usos y el Ayto. puede obtener una plusvalía que ayuda a sanear las cuentas.

  • rosillo
    21 de diciembre 20:41

    Bueno yo opino que decir esto no tendría que ser necesario me parece ridículo que se subvencionen estas actividades y muchas otras que son completamente autosuficientes, tienes todo mi apoyo con esta propuesta.
    .
    Me gustaría que le echaras un vistazo a mis Ideas y si te gusta alguna agradecería que la votaras XD
    .
    .
    Un abrazo.

  • maloftabirdo
    06 de mayo 13:19

    De acuerdísimo con esta propuesta.

  • Pescoff
    14 de abril 01:42

    Especialmente sangrante es el caso de los toros.

  • mathilda
    30 de marzo 18:24

    Igualmente dejar de subvencionar a la iglesia católica a cargo de los ciudadanos bajo el pretexto de que ésta realiza un servicio público. En todo caso dirige servicios públicos desde tiempo inmemorial en nombre de no se sabe qué administración.

Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso de cookies. Más información